Estos hábitos promueven el desgaste de los frenos de su carro

Estos hábitos promueven el desgaste de los frenos de su carro

Comportamientos comunes y cotidianos cuyo desenlace es el deterioro de este sistema, uno de los principales de todo automóvil.


 Aunque es importante señalar que el desgaste de cualquier pieza del carro es algo común —por no decir inevitable, claro, para esto existen las revisiones y los mantenimientos preventivos—, es igualmente valioso agregar que algunos hábitos y situaciones particulares pueden generar, en mayor medida, el deterioro de componentes como llantas y frenos, entre otros componentes.

Ahora bien, antes de nombrar esos hábitos, costumbres y contextos, vale la pena mencionar que el mantenimiento preventivo es una práctica fiel a su nombre, fundamental en los días posteriores a, por ejemplo, un viaje, y que no se debe confundir con los mantenimientos y revisiones habituales según tiempo y kilometraje.

Abusar del frenado

Quizá la práctica más común en carretera. A grandes rasgos, es este momento en el que, en pendientes y bajadas, la persona al volante presiona el pedal izquierdo de forma repetitiva, en ocasiones, con una casi rutina de pedal izquierdo y derecho —claro, en automáticos—.

Luis Buendía es el director de servicios posventa de Mercedes-Benz Colombia y, al respecto, afirma que, para evitar un sobrecalentamiento en el sistema de frenado, se recomienda acoplar una marcha o cambio —de la caja, por supuesto— bajo que reduzca la velocidad.

“Tenga esto presente en especial cuando transite con el vehículo cargado o durante la marcha con remolque; de lo contrario, se pueden generar condiciones adversas en el sistema de frenos, como el recalentamiento de las piezas de freno y del líquido de frenos, lo que puede terminar en una pérdida del efecto de frenado del sistema o desgaste acelerado de las pastillas y los discos”, cuenta Buendía.

Sí, hay que cambiar pastillas

Las pastillas de los frenos tienen propiedades, componentes y coeficientes acordes con las necesidades del vehículo. Estas condiciones varían según el tipo, peso, hábitat, prestaciones y uso, entre otras variables.

Ricardo Osorio, experto automotor y director de Autotrain, señala que “el coeficiente de fricción hace que el carro pare en el tiempo y la distancia que debe ser, lo que justamente se necesita para tener la calidad de frenado que se requiere”.

Líquidos y pastillas, siempre, deben mantenerse según la ficha técnica y las recomendaciones del fabricante de la unidad. Una variación de estos componentes inevitablemente se reflejará en la calidad de frenado y el desgaste de otras piezas. “Es mejor usar pastillas con un coeficiente más alto al indicado. También que se acaben más rápido y no que duren mucho tiempo y no hagan bien su trabajo”.

Ojo con la lluvia

Los terrenos mojados y las condiciones climáticas de lluvia siempre han sido un reto para las tecnologías en la industria. Hoy existen sistemas que evitan derrapes y otros movimientos involuntarios ajenos a la intención de la persona al volante.

Aun así, los frenos —de disco, por lo menos— son fabricados con materiales que, a pesar de haber sido ideados para soportar ciertas temperaturas, pueden resultar afectados estructuralmente en situaciones específicas, como un cambio brusco de temperatura, que se puede traducir en una frenada fuerte mientras llueve.

“Si transito con un uso exigente de los frenos —calientes— mientras llueve y veo un charco, debo pasar despacio, frenando con anterioridad, esto para evitar producir un choque térmico que genere un alabeo [deformación momentánea] en los frenos y produzca vibraciones y otras situaciones molestas que deterioran con el tiempo”, asegura Osorio.

Por supuesto, nunca omita la revisión

Los frenos son un sistema esencial de seguridad y control que debe ser revisado por un personal especializado en el área que haga control y asegure que se cumplan las condiciones que exige el fabricante sobre el sistema de frenado.

Esto explica Ricardo Osorio, quien, además, indica que requieren una mirada especializada, por lo que una revisión a este sistema, realizada por una persona que no sea experta en frenos, representa uno de los errores más comunes.

“Un mal hábito es llevar a que revisen los frenos en un lugar o persona que no es especialista en frenos, porque pueden no tener en cuenta cosas tan simples y básicas como la calidad que se requiere de líquido de freno, que no es el mismo en todos los carros, pues varía su viscosidad y resistencia a la humedad”, dice el experto automotor.

¿Cómo sé que los frenos están deteriorados?

Existe diversas formas de saber que el sistema de frenos se ha deteriorado. Un llamado de atención —casi clásico— para llevar el carro a un especialista es cuando se genera sonidos —algunos agudos, como chillidos— que alertan sobre su estado.

“Algunos carros tienen indicadores en el tablero que, cuando hacen contacto con el disco, se iluminan un testigo que indica el desgaste. Igual pasa con el líquido de frenos, que también se anuncia en el tablero… los discos duran muchos más kilómetros que los otros componentes de fricción. El líquido de frenos hay que cambiarlo, por lo menos, una vez al año”, concluye Osorio.

Sin embargo, nada sustituye una revisión constante por parte de una persona o equipo especializado, que dé fe y trabaje para que cada uno de los componentes del carro funcionen de forma correcta. Antes de viajar, lleve su carro a un mantenimiento preventivo.

Fuente: https://www.elespectador.com/autos/habitos-que-promueven-el-desgaste-de-los-frenos/

porn Porn